GEORGE STEPHENSON


Nació el 9 de junio de 1781 en Wylam, Northumberland (Gran Bretaña). Hijo de un peón minero (1748-1810), en su infancia guardó vacas y no aprendió a leer hasta los 18 años. Posteriormente trabajó como zapatero, sastre y relojero. En 1804 entró en las minas de Killingsworth en sustitución de su padre que se había quedado ciego. Pronto se destacó por una serie de prácticos inventos. En 1810, un agricultor de la comarca le enseñó nociones de matemáticas, de mecánica y biología. Su curiosidad le llevó a estudiar en una escuela nocturna y, mientras se ganaba la vida ejerciendo toda clase de oficios, siguió educándose al ayudar a repasar las lecciones a su hijo.

Logró aplicar con éxito un motor de carbón a un artefacto parecido a un carromato que corría por unos raíles. Inventó así nada más y nada menos que la locomotora a vapor, el medio de transporte terrestre por excelencia del siglo XX y que revolucionó las comunicaciones y el transporte de mercancías.

El éxito hizo que le llamaran para construir la línea de Liverpool a Manchester; en aquella ocasión, su Rocket ganó una carrera con otras locomotoras que aspiraban a emplearse en la línea (1829).

Falleció de pleuresía en Chesterfield el 12 de agosto de 1848 a la edad de 67 años.